Universos Paralelos

MR20120120_045

Parece ser que mi habitación ha cobrado vida y ahora se engulle las cosas. Todos los días me desaparece una cosa nueva. Al principio pensé que tal vez estuviera perdiendo un poco la cabeza, que mi memoria se veía tempranamente deteriorada o que simplemente estaba atravesando una época de mi vida en la cual prestaba menos atención a las cosas materiales. Pero no, nada de esto es cierto. La realidad -y esto lo descubrí esta mañana cuando vi desaparecer ante mis ojos una caja de curitas-  es que después de muchos años de sospecha ahora tengo la certeza de que mi habitación tiene la excepcional habilidad de hacer desaparecer las cosas. Un cuaderno primero, luego una maquina de cortar el pelo, un paquete de curitas, calcetines (normalmente uno solo del par en cuestión). Ya no me interesan tanto las cosas en sí, sino más bien su paradero ¿Un universo paralelo? Me encantaría un día poder echar un vistazo como si fuera a través de un mirilla y disfrutar de la maravillosa visión de espiar mis cosas perdidas, algunas de ellas desaparecidas hace años, incluso borradas de mi memoria completamente. Con un poco de suerte un día de estos me lleve a mí y no me devuelve nunca.